El misterio zaragozano

Recibido por correo electrónico el 11/12/17:

Alrededor del 21 o 22 de noviembre algunos massmedia hablaron de la recepción de unos paquetes bomba en la capital de Aragón. De lo recogido de esas fuentes, y con todas las cautelas que nos merece su credibilidad, la cosa habría sido así: el primer paquete del que se dió alerta fue recibido en la cámara de Comercio Italiana. A continuación otro en una sucursal de una aseguradora italiana, que habría dado aviso inmediato del hecho a todas sus oficinas en el Estado español. Se subsiguieron otros en locales de la aseguradora italiana. De todos los paquetes recibido, cuatro según los medios del Régimen dos serían auténticos y dos inofensivos.

Según se publicó ya desde el principio los ingenios se acompañaban de unas instrucciones: abandonar el despacho y avisar a la policía, suponemos que los artefactos estarian dotados de algun tipo de retrardo. De todas formas, los potenciales receptores estaban ya advertidos y los tedax habrían podido detonar bajo control los sobres que sí contenían explosivo y metralla.

Des de buen comienzo se especuló con la autoría anarquista sin decartar otras, como la de algún empleado o cliente resentido.

Pasados unos días periódicos zaragozanos confirmaron la existencia de un texto de reivindicación anarquista. “El Periódico de Aragón” reprodujo lo que serían extractos del comunicado. En este se denunciaría el proceder de la Policía en la fabricación de sumarios. Sin embargo un detallellamativo de la notícia es que, según la mencionada cabecera, la Polícia Nacional le habría prohibido dar a conocer la firma que reclama la autoría de los ataques. Y esto es curioso, muy curioso. No consta que sea un orden habitual. Que se omitan adrede aspectos técnicos o partes del escrito o el escrito entero en sí es normal, pero no el nombre del grupo u organización. ¿Qué podría motivar esta inusual censura? Dándole vueltas al msiterio vienen en mente tres posibles causas:

-El simple capricho del mandamás de turno.
-Que en el documento no se aportasen pruebas de autoría, aunque no da esa sensación.
-Que la acción haya sido obra de compañeras hipotéticamente “desmanteladas”, lo que podría interferir en juicios futuros o ya en curso contra otras compañeras sin relación con la firma. Que resumiendo sería dejar a la Policía con el culo al aire, por enésima vez.

Mientras no se dé a conocer el comunicado (aunque tampoco sería de extrañar que solamente fuese remitido a los voceros del Estado) nos vamos a quedar con la duda.