Alerta: desalojo en carabanchel


Detalles de Evento


  • Recibido por correo electrónico
  •  

    ALERTA DESALOJO EN CARABANCHEL
    1 de febrero a las 11.15h (se recomienda llegar antes)
    C/ Postal, 5. <M> Carpetana

     

    Nada nuevo… y es que otra vivienda vuelve a ser objeto de amenaza por
    parte del Estado, quien ha informado a los habitantes de la casa que se
    presentarán el próximo 1 de febrero, junto con los cerrajeros, para
    intentar desalojarla.

    Resulta demasiado habitual escuchar y leer este tipo de anuncios, en los
    que cada día cientos de personas son desahuciadas o desalojadas de sus
    viviendas. Nos estamos empezando a anestesiar con tanto desalojo y en
    cierta manera, asumimos que es un destino que nos ha tocado y que no hay
    mucho más que hacer.

    Desde algunos lugares se está consiguiendo parar desalojos gracias a la
    presencia de la gente que, de forma solidaria, se acerca a mostrar apoyo
    y a tratar de impedir otra aberración. Estas prácticas nos unen y nos
    hacen fuertes frente a un enemigo que no duda en tomar todas las medidas
    que tenga a su alcance con tal de seguir perpetuando la miseria, la
    explotación y la injusticia allá por donde pasa. Hablamos del Estado, de
    sus políticos, de sus aliados capitalistas y de sus nuevas leyes que son
    cada vez más duras en contra de la okupación.

    Es agradable saber que siguen existiendo redes de apoyo mutuo y espacios
    comunes donde poder plantar respuestas ante estas cosas, pero no pueden
    ser solventadas desde la negociación y la pérdida de terreno. Las casas
    son de quienes las habitan, de quienes le dan vida y de quienes las
    necesitan para vivir. No son de los especuladores, ni del Estado ni de
    multi-propietarios “particulares” que sólo se acuerdan de los inmuebles
    que tienen cuando alguien ha decidido vivir allí. Y ante esto, no cabe
    negociación posible.

    La negativa a seguir pagando una hipoteca o alquiler (por no poder
    asumirlo o por no querer seguir perpetuando tal injusticia) es igual de
    elogiable que el hecho de okupar una casa y darle un uso. Una utilidad
    que puede ir desde el mero hecho de ser una vivienda particular o la de
    crear un espacio autogestionado abierto donde se desarrollen
    actividades, debates, charlas, talleres, lugares de encuentro, etc.

    Es por eso que es de vital importancia plantarse ante todo esto, dejar
    de asumirlo y recuperar las herramientas que hemos ido perdiendo poco a
    poco: la resistencia ante desalojos, la práctica de coger de las manos
    de los ricos y poderosos todo aquello que necesitemos, la okupación, la
    desobediencia, la acción directa, la autoorganización…

    HACEMOS UN LLAMAMIENTO A ACUDIR A INTENTAR FRENAR EL DESALOJO Y PEDIMOS
    MÁXIMA DIFUSIÓN

    LA SOLIDARIDAD ES NUESTRA MEJOR ARMA.

    NI GENTE SIN CASAS, NI CASAS SIN GENTE. ¡A DEFENDER NUESTRAS CASAS, A
    DEFENDER LA OKUPACIÓN!