[Berlín, Alemania] Pintura y piedras contra el Ministerio Federal del Interior

Recibido por correo electrónico.

Fuente: https://chronik.noblogs.org/?p=8413

 

Berlín, 29 de mayo de 2018

Hay muchas razones para atacar al Ministerio Federal del Interior.
Damos un ejemplo de 4 puntos.

Punto 1:
Hay una intensificación de la represión contra las redes de la izquierda radical y anarquistas desde la cumbre del G20, las extensas búsquedas de casas y la masiva investigación mediática. Ayer hubo redadas en cuatro países europeos relacionadas con el G20, lo que nos muestra más que intentan desintegrar nuestra actitud confrontacional hacia lo existente. Otras razones que evidencian la prohibición de Indymedia Linksunten, dispuestas por el BMI, y el endurecimiento de la §114, respecto la pena por la resistencia al poder del Estado.

Punto 2:
La situación política actual permite elevar la represión contra las aspiraciones emancipatorias, pero también en caso de un comportamiento desviado a un nuevo nivel, y manifestarse al respecto. No esperábamos nada más en los discursos prevalecientes basados ​​en una tradición alemana. Como expresión de esto, se puede entender la Fuerza de Tarea de la Policía (PAG, por sus siglas en inglés), en la cual los poderes de la policía se extienden desde “45 ya no”. Desde el encarcelamiento basado en suposiciones hasta una amplia autoridad sobre una amplia variedad de intrusiones ocultas en la privacidad, el PAG les da la mano a los policías para afirmar su seguridad de forma represiva. Esta base de autorización quiere al idiota racista Seehofer no solo en Baviera, sino en todas las provincias. Berlín regula las tareas de los policías en la ASOG, además de una legitimidad legal, se pueden determinar las observaciones, las búsquedas y los lugares proclives a la delincuencia. Otros estados federales también quieren guiarse por las directrices de Seehofer y otorgar a sus policías aún más poderes.

Punto 3:
En los días de la retroceso reaccionaria, la motivación de las fuerzas de seguridad es precisamente movimientos migratorios “izquierdistas” públicos y difíciles de atacar de manera estricta. Especialmente dado que se han realizado grandes esfuerzos en los últimos años para acercar las diferentes luchas de las diferentes comunidades y establecer redes. Entonces, es lógico que el estado en su esfuerzo por expandir las estructuras autoritarias por separado criminalice y ataque al movimiento kurdo. Además de los acuerdos de tanques con Turquía, la seguridad fronteriza y la protección contra los refugiados, lo que garantiza a Erdogan, son en gran medida dependencias en las que los intereses económicos y políticos juegan un papel importante. Pero no son solo estos intereses los que son decisivos para la destrucción de las realidades emancipadoras de la vida. Rojava, como proyecto en el que se viven y desarrollan otras estructuras sociales, presenta como alternativa un peligro para la sociedad occidental, que se caracteriza por estructuras patriarcales, racistas y capitalistas.

Punto 4:
El escape como resultado del capitalismo, la explotación y la expulsión saca a las personas de sus arraigos sociales. La gente que llega aquí ahora se expone a ser encerrada nuevamente en el campamento. Años de luchas comunes contra el campo y Residenzpflicht son solo audibles de manera marginal. La movilización racista de todas las partes resultó en el acuerdo de los poderes de los distintos países de procedencia. En las cárceles cerradas herméticamente en las fronteras nacionales, lejos del área urbana, cientos de miles llegan de manera eficiente y burocrática para ser procesadas. En la tradición alemana, estas personas deberían ser enviadas de regreso a su muerte, lejos de los ojos de la población.

Con nuestro estómago cargado de ira y con piedras y botellas de pintura en nuestras manos, atacamos la sucursal del Ministerio Federal del Interior (BMI) en Berlín-Wilmersdorf durante la noche de ayer.

Saludos solidarios a Peike, Nero e Isa

Contra toda autoridad